Soy digital y me siento bien

49 Comentarios | 16 de abril de 2013

Smaking peopleoy digital y me siento bien, por lo menos más vivo. Soy amante de la tecnología porque me ha hecho más humano y porque gracias a ella, mi epidermis se estremece con todo cuanto ve y siente. Como hoy. Un día en el que te despiertas a golpes de metralla y piensas que los sueños de tanta gente siguen desparramados por el suelo de una avenida de Boston. Es el mismo día que todo demuestra la mutación de nuestro entorno y de cómo llegamos a saber de él. Llegamos a la información de un hecho tan despreciable de otra manera. Antes de que muchos medios supieran que estaba sucediendo, en la red y de la mano de una aplicación que subía videos de 5 segundos de manera automática desde un móvil ya lo habíamos podido deducir. (El vídeo que enlazo es anterior a los atentados, quien quiera ver el resto de desagradables imágenes las puede localizar fácilmente).

Las cosas pasan por que deben pasar, pero también empiezan a pasar irremediablemente. No vivimos una época de cambios, vivimos un cambio de época. Estamos en medio de una erupción gigantesca que lo cambiará todo. Vivimos en un mundo líquido, complejo y al que o te adaptas e innovas o te devora. La globalización avanza sin descanso y permite que los más flexibles y rápidos se acomoden antes a sus beneficios. El poder económico se está moviendo de manera radical a Asia fundamentalmente diseminándose el conocimiento por lugares no previstos.

A medida que avanza este escenario complejo una nueva clase media aparece en ese entorno. En apenas quince años una sexta parte de la población mundial, más de mil millones de personas, serán miembros de esa clase media acomodada y consumista al extremo. Para satisfacerlos nacerán industrias nuevas y segmentadas. En ese escenario ilógico las grandes compañías se concentrarán y se despedazarán las unas a las otras hasta llegar a la atomización absoluta. Sin embargo aparecerán nuevas industrias, nuevos modelos de negocio desconocidos a fecha de hoy, y surgirá una nueva percepción de la realidad.

Hoy en día consideramos que estamos en la más absoluta ruina o en “crisis” cuando perdemos algunos elementos vitales que consideramos imprescindibles. Si comparamos ese listado con el que mantenían como necesario en apenas unas cuatro o cinco décadas se nos caería la cara de vergüenza. Ni siquiera compararé con un siglo o más. En este tiempo aumenta la desconfianza en las instituciones que representan lo viejo y lo estático. La falta de transparencia repercutirá en la necesidad de cambiarlas, de rebuscar en el exterior de ellas para renovar su esencia. Seguramente el cambio no ha hecho aun ni acto de presencia pero en los próximos años viviremos cosas que hasta hace apenas una década eran impensables absolutamente.

En ese mundo inminente cada vez se precisa un personal más especializado y con un conocimiento y habilidades de mayor firmeza. A medida que los años avancen ese bien será el más escaso. En un mundo robotizado el ser humano será imprescindible. Pero lo será en áreas de conocimiento. En ese campo también se producirán grandes cambios. En el mundo denominado subdesarrollado hay ya el doble de universitarios que en el primer mundo y esa proporción va en aumento.

En apenas quince años, también, la expectativa de vida en muchos países rozará el siglo. Evidentemente la población envejece y precisa de nuevos recursos, modelos fiscales, conciencia vital y generosidad. Nuevos “targets” comerciales aparecerán y con un modelo de consumo muy concreto y adaptable. La tercera edad se dedicará a interpretar el momento y a digerirlo. La tecnología en la mano de los abuelos es algo ya visible. La cuarta y quinta edad harán acto de presencia y nos mostrará que jubilarse es algo voluntario y casi un lujo. No parece sostenible una sociedad con personas que empezaron a trabajar (decentemente) a los 34 (media sur de Europa), se jubilaron a los 62 (media europea) y murieron a los 98.

La tecnología modificará la manera de hacer las cosas. Todos estamos interconectados en todo momento y lugar, las redes son el oxígeno y el aire y es a partir de todas las interacciones en las redes que lo rutinario se automatiza. Parece evidente que la tecnología y lo digital cuando está al alcance de todos mejora la vida pero amenaza los recursos. Por eso vivimos una época donde crece la conciencia y la responsabilidad sobre nuestro entorno, sobre este planeta mal herido.

Tenía ganas de escribir algo así, un resumen desordenado y sin pretensiones. Simplemente quería relatar que en un día triste como hoy el hecho evidente de que la hipersociedad quiere ya otras cosas. La falta de trabajo, de expectativas o de futuro en muchos casos no puede tumbar las necesidades vitales como especie. Una cosa es quedarse sin trabajo y otra es quedarse sin propósito. Que no le pase a nadie y que si no tiene empleo no se sienta parado, que si no encuentra trabajo y no está en condiciones de emprender o inventárselo pues los cantos de sirena de muchos le ensordecen, que se lance a la lucha íntima y revolucionaria para cambiar la vida, la de todos, no sólo la suya. En ese activismo personal, digital y emocionante se conectará colaborativamente. Le llaman cerebro global, inteligencia colectiva, sociedad expandida o mil cosas más que en realidad solo quieren decir “transparente”.

Si no ves esa luz, haz otras cosas. La ética no precisa de ayudas públicas ni de planes de negocio. Hay quien me pregunta en ocasiones, y de ello escribiré en breve, cómo pude salir de dos fracasos emprendedores y de que calibre fueron. Puedo decir que el primero con apenas 24 años fue devastador y me dejó con una deuda olímpica tras la Barcelona’92. Miré hacia fuera en lugar de hacia dentro. Pagué mis deudas y retomé la energía. Puedo decir que la palabra “arruinarse” se pronuncia en apenas 2 segundos pero se sufre durante por lo menos 4 años. Sin casi ayuda familiar (mi familia sufrió igual destino) tuve que enfocar hacia lo que “venía” y en como sería el mundo inmediato en el que yo, seguro, tenía algo que ofrecer.

La segunda fue aun más dura en lo emocional pero menos en lo económico y la verdad, salvo en el valor que cada uno le de a la amistad y a los socios, no hay mucho más interesante que contar. Sólo puedo decir que correr me dio vida y volví a estar bien conmigo mismo.  Sentirse bien física y emocionalmente ayuda a entender, a cada kilómetro, el mundo de cambios que se nos viene encima.

Si te ha gustado este post, subscríbete a mi blog


49 Comentarios ¿Quieres escribir un comentario?

Bits libres 9:22 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Sobre la ristra de salvajas poco más que decir: Guerra de cuarta generación… donde los medios de comunicación son claves :)
Coincido contigo en aquello que dices en la parte final: deporte e inteligencia emocional. Y añado, disfrutemos de este nuevo paradgima que esta naciendo.

Amanda (Cork) 9:25 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

I read your articles with Google translator. I am a follower yours on Twitter and I hope to meet you personally and not merely digital.

Tato 9:26 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Una sola apreciación. ¿Cuanto dinero debiste en la ruina primera?

joaquin 8:54 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

“Pagué mis deudas y retomé la energía…”
No dudo que lo hicieras Marc, pero lo que te preguntan a menudo es ¿COMO?
Muchos tienen deudas que les lastran a la hora de emprender y quizás buscan en tu eperiencia el espejo donde mirarse para poder PAGARLAS…

Marc Vidal 11:05 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

No hay fórmulas mágicas. Busqué trabajo, lo encontré y pagaba lo que debía como podía pensando en que si ahorraba podría montar de nuevo una empresa. Me llamaron de todo. En el primer caso tuve que salir de España, en el segundo no. Nunca perdí mis valores, nunca olvidé mi propósito y siempre creí en mí.

joaquin 7:43 - 17 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Es importante mantener los valores, estoy de acuerdo, pero estarás conmigo en que cada día se hace más complicado mantenerlos cuando menos gente cree en ellos y que aplicarlos firmente hace que en muchos casos te alejes de un “mercado” en el que priman otros intereses completamente ajenos a ellos…

suso 8:06 - 17 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Aléjate si quieres de un ” mercado ” pero nunca te alejes de los valores, eso si será tu ruina y tu fracaso.

Gloria 9:27 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Lo mejor que he leído es eso de “Miré hacia fuera en lugar de hacia dentro” Me encanta. Voy a hacerlo ahora que estoy “parada”. Igual se me ocurre algo.

LuisMi 4:17 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Buenas Gloria.

Te pediría un favor, no digas nunca que estas parada, sino que no tienes ingresos. Yo estoy en una situación complicada, pero nunca parado, y por supuesto viendo más fuera de este país que dentro.

Saludos.

joaquin 8:58 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Bonito juego de palabras…
Si llevo un año sin trabajo, ya puedo estar haciendo cursos, “generando ideas” o corriendo marathones populares, lo que quieras, pero la realidad es que estar en paro no genera ingresos y nos pongamos lo estupendos que nos pongamos, a día de hoy, tal y como está montado el tinglado”, no money, no live…
Ya me gustaría a mí gozar de ese optimismo permanente del que hacéis gala algunas personas del blog, pero la realidad es demasiado frustrante como para ello…

F.A. 10:05 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

¿Tu no eres ese que recibió una subvención popular para ayudar a tu hija que espero esté bien? Deberías estar agradecido de la ENERGIA y del OPTIMISMO de mucha gente que decidió EMPRENDER una AYUDA para que tú hoy seas FELIZ. Claro que es dificil, todo, y tu lo sabes bien, pero creo que estás siendo muy injusto con quienes se pelean cada día con la frustración y esperan encontrar ánimos. En cada empujon aunque sea por escrito hay un dia más de esfuerzo y si uno todos los días lucha al final aparece la salida. No seas ingrato.

joaquin 10:39 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Me prece que confundes las cosas.

Raul 9:34 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Aqui lo único digital que hay es el método de colocar asesores en las administraciones. Eso si que es DIGI y TAL y TAL

sirta 5:33 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

no Tato,no va a la cárcel, eso sería de país serio.

joaquin 9:01 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

¿Y aunque fuese a la cárcel crees que esto tiene alguna relevancia dentro del contexto actual?
Me parece a mi que lo más lamentable no es que entre o no en prisión, lo lamenteble es que a alguien le interese la ¿noticia?…

Trevelez 10:03 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

“En apenas quince años una sexta parte de la población mundial, más de mil millones de personas, serán miembros de esa clase media acomodada y consumista al extremo…” imagino que si la salud responde, yo formaré parte de una de las otras cinco partes del pastel, sí algo tengo claro es que cuánto menos tengo menos necesito y para acomodarme con una bonita puesta de sol me basta…
Me quedo con que el ser humano será imprescindible Marc. Me ha gustado el desorden de ideas.
Salud queridos!

Bits libres 10:35 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Ya somos dos mi querida Trevelez :)

suso 11:43 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Dejar ya lo de la ruina y el fracaso, son demasiados capítulos dedicados a eso, las pocas neuronas viejas que me quedan quiero utilizarlas para aprender cosas positivas, existen formas de minimizar el riesgo de la posibilidad de fracaso final en un negocio.
Soy el menos digital con diferencia de todos vosotros, pero si le veo posibilidades en lo laboral en lo personal no, me niego ( a mi me gusta tocar, besar, oler,rozarme, sentir la conversación ) mejor que interconectarme digitalmente y para eso necesito un ser humano ( o varios ) delante de mi y a poder ser cuanto más cerquita mejor.
Con vosotros me interconecto en este blog porque no me queda otro remedio, pero me gustaría chucharos.

Virginia 12:00 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

achúchame si quieres

FOLLONERU 10:07 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

si Suso no quiere ya te achucho yo

LuisMi 4:20 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Suso, Sin esta parte digital, nunca nos hubiéramos conocido, y por supuesto nunca podríamos pensar en una mariscada por tus tierras.
A ver cuando encuentro un hueco y vuelvo a disfrutar de tu compañía.

suso 4:33 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Siempre estaré a vuestra disposición, saludos a todos.

joaquin 7:45 - 17 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Ese tema mariscada merecería ser tratado de una manera más extensa… digo yo…

Bits libres 12:38 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

A poco curioso que sea uno, no es mi caso :) , en dos minutos podemos encontrar algo maravilloso, sorprendente, increible, sugerente, único y algo que nos hará flipar en coleres y sin pastillas :)
En Perú existen 4000 tipos de papas distintas :) Ahora mismo hay una pelea entre Chile y Perú por registrarla porque el tema da de sí… 4000 tipos de patatas con distintos colores, formas, sabores y texturas que sirven para elaborar distintos platos gastronímicos.
Hay una enorme crisis del comercio minorista en gran parte por incompetencia o falta de formación. Falta especialización y como no imaginación :) Imaginaros entrar en una tienda real o virtual flipando con el maravilloso mundo de la papa :)
https://www.youtube.com/watch?v=zYZXv-qLND8

joaquin 7:50 - 17 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Ahora no se donde lo vi Bits, pero hace un tiempo hicieron un documental que eplicaba como las grandes empresas de EEUU habían condicionado al campesinado peruano (cuando no presionado o arruinado) para que produjesen únicamente el tipo de papa que ellos les compraban y que vendían en su país, dejando fuera del mercado y haciendo invendibles el resto de cosechas a excepción del consumo interno con lo que al campesino que no quería morir de hambre no le quedaba otra que sustituir su tradicional cultivo de papa X por el de papa Y poniendo en peligro cientos y cientos de especies diferentes. A día de hoy no se como estará el asunto pero era un documental que te hacía reflexionar, y mucho…

Ricardo Otero 1:04 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Ayer fue un mal día. Sufrí en mis carnes lo del Maraton de Boston, ya que un amigo estaba corriendo allí. Sabía en todo momento que su tiempo sería inferior a las 4h, pero quien sabe. Algunas veces terminas una carrera y te pones a animar a la gente que llega cerca de la llegada.
Menos mal que a él se le ocurrió marcharse de allí con su medalla en el cuello pero, otros se quedaron y vivieron momentos terribles.
Mi pregunta es por qué, por qué ocurren estas cosas. Pues algún significado habrá.
Hoy, me he levantado. Tenía un juicio con mi anterior empresa. He ganado, aunque no me siento ganador. Me siento liberado y por que no..hoy saldré a correr, porque como bien dices en tu entrada, el correr me da vida y disfrutar aunque sólo sean 60min de lo que nos gusta…
Disfrutemos de la vida y seamos felices.
Un placer leerte.
http://cachoentrenos.blogspot.com.es/2013/04/maraton-de-boston-otra-maraton.html (mi crónica de ayer, aunque no tan buena como la tuya ahí quedará..)

suso 1:47 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Hola Ricardo soy gallego y triatleta popular como también creo que tu, si este verano te veo en algún box previo a algunas competiciones, te saludaré.

joaquin 9:21 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Pues mira Suso, yo también he empezado a entenarme para una triathlón… otra cosa no, pero tieeeeeeeeempo tengo todo el del mundo.
Llevaba al menos unos 15 años sin nadar y 4 sin practicar absolutamente nada de deporte que (ya sabes el motivo), andaba por los 90kg “en canal” :) y el “sillón ball” se había convertido en mi especialidad olímpica preferida.
Empecé en agosto ha intentar perder algo de peso y gracias a un triathleta profesional (personal training además) que colaboró con nuestra asociación me animé a hacer un entrenamiento más serio y dirigido. En 8 meses he perdido 14kg :) y lo mas importante, he podido desconectar de muchas cosas y al mismo tiempo activarme en otras. Lo que no he conseguido es trabajo la verdad…:)
Lo del triathlon engancha pero… ¡¡¡es caro carallo¡¡¡ Aquí (en mi zona) cualquier medio aficionado baraja unos presupuestos en material que no he invertido yo en años de trabajo autónomo…menudo nivel se gasta la peña… ¡¡¡ si hasta para hacer deporte hay que invertir un pastizal !!! No te quiero ni contar como me miran algunos “profesionales” cuando aparezco por el gimnasio a entrenar con una camiseta del Compos de los años 90 (gloriosos tiempos aquellos en Santiago…snif snif) en vez de la última nike megaajustada, transpirable, impermiable, supermirafiori…jajajaj
Lo cierto es que corres y nadar ayuda bastante a mantener el “sereeeeebro” despejado… ¡¡¡pero no genera ingresos rediós!!!

suso 9:59 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Yo también empecé en el triatlón tarde, a los 36 años y el motivo eran las continuas lesiones que me provocaban la carrera a pié y que me obligaban a parar de correr, entonces empecé a nadar y salir en bici, como me gustan los retos y marcarme objetivos decidí prepararme para probar los tri y me engancharon totalmente.
Tienes razón que es un deporte caro:
Cuota de piscina.
Cuota de gimnasio.
Bici de 2 a 6 mil € según el bolsillo de cada uno.
Traje de neopreno para las competiciones.
Material deportivo para las tres especialidades.
Cada prueba entre inscripción, gasolina y autopista aprox. 30 €.
Por lo del peso no te preocupes si sigues entrenando vas a bajar más peso, yo ahora en la primavera ya empiezo a afinar, unas 9 sesiones semanales de entrenamiento, se me pone cabeza de cerilla con la pelada:
2 Sesiones de bici.
3 Sesiones de carrera a pié.
4 Sesiones de natación.
La distancia que más me gusta y que mejor se adapta a mis cualidades es la distancia olímpica ( 1,5 – 40 – 10 ), mi mejor marca 2 horas y 15 minutos en el campeonato de España en Pontevedra 2012.
Joaquín después del triatlón a emprender en algo.

joaquin 10:47 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

¿9 sesiones? ¡¡¡manda carallo!!!
Yo no llego a esos niveles… 5 días alternando carrera-natacion-bici-descanso-carrera-natacion-descanso…
Que nivel compañero…
Ni bicicleta tengo fíjate, ando haciendo estática…:)
Lo del peso ya no mi preocupa, ahora PUEDO hacer deporte, con 90 ni subir escaleras.
También es cierto que según la densiomentria mi nivel de CMO es muy elevado, estoy bastante musculado y el porcentaje de grasa puedo bajarlo ya poco así que…
Perfil de triatleta como que no tengo vamos… jejejej
Por cierto… tienes un mail…
Leelo con cariño… ;)

Bits libres 2:28 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Excelente crónica Ricardo… y gracias. ¿ por qué ?. ¿ Por qué demolieron controladamente las Torres Gemelas ?… etc. Es la demostración que estamos en manos de psicópatas y que lo importante como tu bien dices es ser feliz :)

sirta 5:43 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Parabéns para ti e mailo teu amigo. Alégrome de que non fora nada. Unha aperta!

joaquin 9:24 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

¿Sigues por Holanda?
:)

sirta 6:09 - 17 de abril de 2013
Enlace para el comentario

sigo! y muy contento, la verdad aunque las cosas por aquí también empiezan a ponerse un poco feas 7,7% de paro, ya, ya sé que para España suena a chiste pero la gente joven cada vez tarda más en encontrar trabajo y aquí la gente se preocupa mucho por esas cosas. Hay mucho que aprender de este país y de esta gente, como que una empresa se abre en 20 minutos y que no pags un impuesto sobre tus ingresos hasta que no ganes más de 20000 euros anuales.
Un abrazo.

joaquin 7:35 - 17 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Pues vamos, igualito que por aquí…
Facilidades para crear una empresa ¿se han vuelto locos? :) Y así ¿de que van a vivir los sindicatos si todos se deciden a trabajar por cuenta propia y el estado deja de regalarles millones y millones para la supuesta formación de trabajadores…?

Bits libres 7:49 - 17 de abril de 2013
Enlace para el comentario

El día 20 de este mes no quiero ver la cuenta bancaria, vienen los corsarios :)

joaquin 8:01 - 17 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Bits, ¿tú andabas por Madrid o estoy equivocado?
Voy a pasar una temporada por ahí…

Bits libres 8:37 - 17 de abril de 2013
Enlace para el comentario

:) Si… Ahora mismo estoy en la jungla madrileña. Poco a poco voy cambiando mi lugar de residencia habitual que pasará a ser Lleida. Estoy pendiente de comenzar la tercera temporada de una serie televisiva, al terminar me largaré unas semanas para Euskadi.
En resumidas cuentas Madrid pasará a ser un lugar de caza, poco más.

joseymaria 6:14 - 16 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Buen artículo, Marc.

“No es epoca de cambios, sino cambio de época”. Pues si queréis más sobre esto, aunque suene un poco sobrado, mi recomendación es que dejéis de hacer lo que estáis haciendo y vayáis a comprar el libro “Los años irresponsables”, de Valentí Puig.

Un saludo,
JyM

Soy digital y me siento bien – Marc Vidal

Bits libres 8:42 - 17 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Creo en la magia… La magia la defino como un territorio no visible donde el inconsciente actúa, tanto en lo positivo como en lo negativo.
El inconciente colectivo es un fino hilo emocional a modo de dial de radio… Conectamos y zass, recibimos información:
http://www.youtube.com/watch?v=H5U5LiHnutw&feature=player_embedded

Quim 2:40 - 17 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Estoy trabajando. Abro el twitter, veo un par de entradas elogiando el último post de Marc y me digo “no, no vayas, sigue currando”. Pero voy. Lo leo, y siempre me pasa lo mismo: enorme dósis de positivismo, creatividad y energía.
Sigue así Marc. ya hace muchos años que aprendo de ti, tanto en lo profesional como sobretodo en lo vital.
Por cierto, hace unos meses me topé contigo en una panadería de unos chinos en la avendida Tarradellas. Solo supe decir un “soy un gran seguidor de tu blog”. jaja, menudo elevator speech!! Otro día espero llegar al: “te invito a un café y charlamos”, sin propósitos, por el placer de charlar

Marc Vidal 2:49 - 17 de abril de 2013
Enlace para el comentario

Dalo por hecho, pero con lo poco que paso por Barcelona igual perdimos una oportunidad de oro de tomar ese café. Abrazo

Pepe Crespo 1:41 - 18 de abril de 2013
Enlace para el comentario

“No vivimos una época de cambios, vivimos un cambio de época”

No se podría decir mejor. Ese es el problema y en Espana tenemos a un registrador del siglo XIX anclado en la firmita de los bienes inmuebles. Este desfase de la generación cretácica que dirige el país y la generación que maneja la tecnología, está dando lugar a una revolución silenciosa que lo cambiará todo: modelos asociativos, laborales, ocio, resolución de problemas, participación política. Los de arriba no se están enterando de nada.

“En ese mundo inminente cada vez se precisa un personal más especializado y con un conocimiento y habilidades de mayor firmeza.
A medida que los años avancen ese bien será el más escaso.”

Esta es una verdad como un templo, y la padecemos quienes nos dedicamos a este negocio: hay una constante universal ahora mismo, los buenos desarrolladores de software no se encuentran…y por otra parte convivimos con un 30% de paro… hay un desfase trágico entre lo nueva sociedad tecnológica y un sistema educativo reglado y gobernando por gente pretecnologica que viven en otro siglo y no se dan cuenta el desastre al que están conduciendo a la sociedad espanola privándola una vez más de la cultura tecnológica de su tiempo.

El sistema político, administrativo y laboral-económico espanol, sigue siendo enormemente rígido, gobernado poor tradiciones e inercias estatales y sociales que hay que remover asap. El problema como siempre está en reconocer el problema. Ya vemos como reconocen nuestros gobernantes los problemas. escondiéndose tras una televisión de plasma.

Trackbacks

  1. […] considere que la tecnología del futuro tecnosocial, la hipersociedad

Dejar un comentario



(*) Requerido - (**) No será pública
 
 


− nueve = 0