El concepto trabajar en la Nueva Economía

8 Comentarios | 21 de enero de 2014

haz lo que te apasiona

La velocidad con la que circulamos por la historia cada vez es mayor. Hace una década no existían las empresas que ahora marcan nuestro día a día de manera irremediable. Compañías que no tan sólo son parte de todo lo que nos afecta sino que además son las más valoradas económicamente en algunos mercados de valores. Hace cinco años no existían tampoco una gran cantidad de ‘oficios’ que ahora son los más demandados. Curioso ver también como esos nuevos modelos laborales se basan en otros procesos profesionales que nada tienen que ver con el pasado.

Yo trabajo muchas horas al día. De hecho me cuesta separar el trabajo de mi propio ocio personal e individual. Cuando no afecta a nadie, mis lecturas, paseos y diversión gira entorno a aprender algo que mejorará mis proyectos, a reflexionar sobre alguna nueva idea o a conversar sobre mis sueños que suelen tener algo que ver con lo digital, lo emprendedor o la vinculación a personas con ese espíritu. Dice un buen amigo mío que ‘si odias los lunes es porque aun no estás haciendo lo que te apasiona’.

Mi familia sabe que me encanta hablar de los elementos que me afectan en mi vida profesional porque tiene que ver con mis instintos, sueños, valores y metas. Mis amigos suelen tener vínculos en mi entorno profesional o, como mínimo, saben de que va. El deporte me enlaza con el sacrificio y la superación y cuando escribo o hablo en público también tiene ese tono que domina mi paisaje mental y emocional. Y no soy adicto al trabajo, soy adicto a soñar, lo cual, os aseguro, es algo muy distinto.

Hace muchos años fui un adicto al trabajo. Dedicaba mi vida a una agencia de compra y venta de acciones, luego a otra de inversiones y también a otra proyectos digitales. Trabajaba mucho obsesionado por los resultados y poco por el recorrido. Terminó el día que descubrí que si quería disfrutar de la vida, atendiendo que me gustaba trabajar, debería de hacerlo en aquello que me permitiera tocar el cielo de vez en cuando con los dedos.

Los sinsabores que he vivido no los recuerdo aunque me enseñaron. No pienso en pasado, aburre. Pienso en cada uno de los millones de segundos que me quedan por conquistar, los centenares de personas que con las que trabajaré en los próximos mil años.

Volver a poner el trabajo en el centro de los valores porque el trabajo de hoy debe ser concebido como experiencia íntima y emocional, como factor de conquista de algo más que dinero o reconocimiento, debe ser abiertamente un propósito de satisfacción moral y del conocimiento. Trabajar para aprender, para innovar socialmente e individualmente.

Existe la concepción de que eso del trabajo es un atraso de la humanidad y por eso buscamos métodos para minimizar su carga. Es cierto que cada vez ‘trabajaremos’ menos según esa manera de describir el trabajo. Vamos a una sociedad donde el elemento laboral deberá ser considerado como algo muy distinto y de calificación diferencial según lo que se logre con ello, pero a la vez cada vez ocuparemos más tiempo en ese crecimiento personal vinculado a ‘estructuras conectadas entre lo laboral y lo personal’. Por poner un ejemplo podemos ver que los profesionales más demandados este año pasado en Linkedin están centrados en profesiones inexistentes hace muy poco como marca el gráfico acompaña el post de hoy.

Trabajar debe recuperar el valor del progreso y la innovación como factor social y personal. El hombre ha progresado por ese esfuerzo en el trabajo, por esas ganas de construir, de creer y de inventar. Arte, cultura y trabajo constituyen los elementos de evolución que el hombre ha precisado históricamente.

No estoy hablando de la cultura del esfuerzo, o el sacrificio, que es otra cosa y que suena más a penitencia y sumisión, a explotación y entierro, no, yo apelo al valor del trabajo como elemento de progreso, no como distorsión de la libertad individual. Yo quiero liderar mi vida, marcar sus fases y establecer mis metas.

Aquí cabe la descripción del concepto intraemprendedor, emprendedor y soñador, y cuesta más incorporar otros que buscan en el trabajo, de manera lícita por supuesto, otras derivadas menos alimenticias. En la Nueva Economía se hace difícil utilizar esos modelos de separación entre lo que es laboral y lo que no. Probablemente la pasión con la que vivas la vida también marcará lo que quieras hacer en lo profesional.

Aquí os dejo los 10 puestos laborales más requeridos en Linkedin actualmente y que hace tan solo cinco años no existían. Esto va muy rápido en los modelos, en los tipos y en las maneras.

top-10-job-titles-that-didnt-exist-5-years-ago_52cae9af44587_w587
Si te ha gustado este post, subscríbete a mi blog


8 Comentarios ¿Quieres escribir un comentario?

Alberto 10:57 - 21 de enero de 2014
Enlace para el comentario

Como bien dice el gran Pedro Rojas: los que trabajamos en profesiones 2.0 … estarán de acuerdo conmigo en que… La supuesta línea que separa la vida personal de la laboral, ni se crea ni se destruye. ¡Sólo se desplaza!

Yo lo he dicho de otra manera en este post que lleva por título “Adiós a la conciliación, hola a la integración” (http://thecoolruler.blogspot.com.es/2013/08/adios-la-conciliacion-hola-la.html), en donde defiendo la necesidad de saber “integrar” trabajo y vida.

Bits Libres en dias impares 6:25 - 21 de enero de 2014
Enlace para el comentario

Sigo pensando que no hay que dejar de vista a la tierra y a un huerto ;)

Tom 10:57 - 24 de enero de 2014
Enlace para el comentario

+ 1

suso 8:03 - 21 de enero de 2014
Enlace para el comentario

Ojalá la nueva economía sea la mejor época para la economía de favores, ( ayudar, cooperar, colaborar, compartir…. ).

Con el potencial que tiene la tecnología actual y que nos permite que cualquiera pueda amplificar sus esfuerzos con más éxito y a mayor velocidad que nunca antes con el uso de Meetup, LinkedIn, blogs, videos, chats de Twitter, Google Hangouts y más, donde la distancia no tiene unidad de medida sería un buen momento para lanzar la economía de favores como el mejor networking emocional, social y laboral.
No todo va a ser business y rentabilidad en €.

Jose Crespo 8:53 - 21 de enero de 2014
Enlace para el comentario

Claro. Al final hay que buscar lugares de trabajo donde a los desarrolladores de soft- hardware les den tiempo para formarse y saciar su curiosidad, además de proyectos ambiciosos. De lo contrario tenemos a la cia tomatera de siempre,incapaz de atraer nada más que sumisos programables.

No es sólo cuestión de dinero… la mayoría de los companeros lo consideran por debajo del proyecto interesante y del tiempo para aprender nuevas tecnologias y sobre todo TÈCNICAS.

Quieres tener una buena cia? atrae talento… proyectos top-notch y dales tiempo a tus desarrolladores para que aprendan a mejor y experimentar con nuevas técnicas. De lo contrario tendrás una cia del montón.

suso 4:58 - 22 de enero de 2014
Enlace para el comentario

Bill Gates: “Para el año 2035 en el mundo ya no habrá casi países pobres”

Según Gates, muchos países de bajos y medianos ingresos se desarrollarán lo suficiente como para pagar esta convergencia por sí mismos. Este resultado se deberá a lo que los Estados aprenderán de sus vecinos más productivos y se beneficiarán de las innovaciones, tipo vacunas nuevas, mejores semillas y la revolución digital. Además, pronostica que su fuerza laboral impulsada por la educación expandida atraerá a más inversiones. En cuanto a los Estados en una situación más vulnerable, necesitarán la continua generosidad de los donantes, sobre todo en el campo de la salud pública.
Siete de las diez principales economías de más rápido crecimiento en el planeta se encuentran en África.
El porcentaje de niños escolarizados en África casi se ha duplicado desde 1970, pasando de poco más del 40% entonces a superar el 75% en la actualidad.
El crecimiento de la clase media en los países BRICS.
¿ Simples pronósticos ?
¿ Estadísticas ?
¿ Buenos deseos ?
¿ Bonitas palabras que endulzan los oídos ?
La evolución del ser humano y los ciclos tanto naturales como económicos, como siempre tan determinantes para la humanidad siguen su curso cumpliendo su función

joaquin 9:10 - 23 de enero de 2014
Enlace para el comentario

Drogas Suso, es el efecto de las drogas…

joaquin 11:08 - 23 de enero de 2014
Enlace para el comentario

Yo sigo sin entender para que hacen falta tantos desarrolladores de app para teléfonos, tablets y demás si luego estas mismas app no las conoce prácticamente nadie. Hay decenas de miles de ellas. ¿Como se obtiene rendimiento de eso? Imagino que no se crean en dos tardes con lo que no veo como se recupera la inversión.

Otra cosa es, ¿de verdad necesitamos tantas cosas interconectadas que hagan de todo por nosotros? Tengo mis dudas. Muchas de ellas más bien parecen solucionarnos necesidades creadas artificialmente. Y es más, cuanta más información individual corre por las redes nos volvemos cada vez menos libres y permitimos que influyan y condiciones nuestras decisiones. SI enciendo mi teléfono y me bombardean con anuncios de los libros que pueden interesarme, la ropa que me gusta o los restaurantes que frecuento me están “invitando” a consumir. Y la pregunta que me hago es, ¿consumir? si claro, ¿pero como se pretende que paguemos la factura de todo esto? ¿Alguien puede pensar todavía que con esta tasa de desempleo es sostenible un país? ¿quienes van a poder consumir algo fuera de lo mínimamente básico a este paso dentro de 5 años? Personalmente creo que nadie. Están alargando la agonía lo que pueden, tratando de pagar unas pensiones impagables ya a día de hoy con tal de no perder esos millones de votos pero a costa de encabronar a esta sociedad dormida que como en Burgos, cualquier día se cansa y lo revienta todo…
Siento ser tan optimista…

Dejar un comentario



(*) Requerido - (**) No será pública
 
 


− 2 = cuatro